Cabinas antiestrés: Polémica iniciativa de la Ciudad en plazas y parques porteños

Esta semana, el Gobierno de la Ciudad implementó una polémica e insólita iniciativa en la plaza Armenia, del barrio de Palermo.   Se trata de una cabina de plástico vidriada en la que los vecinos –además de relajarse escuchando música– pueden acariciar mascotasdurante 15 minutos, como parte de una terapia antiestrés.

Dentro del cubículo, sobre césped sintético, la persona se acomoda sobre un almohadón, recibe auriculares con música relajante, y luego ingresan los perros y gatos. La movida, que tiene su origen en la ciudad de Los Ángeles, generó el rechazo de animalistas y proteccionistas por la utilización de los animalitos en la cabina.  Seguir leyendo en  

Mi nota en Diario Perfil del sábado

 

Leave a Reply